Kimi Raikkonen, talento y desidia a partes iguales

Kimi Raikkonen, con gafas de sol, muestra un rostro que refleja su sobriedad | devianART

Kimi Raikkonen, con gafas de sol, muestra un rostro que refleja su sobriedad | devianART

Por: Luis Alonso Agúndez

– “¿Es cierto que a veces te aburres en el coche?”

– “Sólo en algunas situaciones, como en Melbourne el año pasado. Te pones a pensar en otras cosas o te pones a jugar con los botones en el volante.”

Es la respuesta que obtuvo un periodista al preguntar a Kimi Raikkonen por su falta de concentración en determinados momentos de las carreras. Tal muestra de sinceridad podría sorprender en otro piloto, pero no en este, y es que Raikkonen (Espoo, Finlandia, 1979) es un tipo que dice lo que piensa, sin pelos en la lengua, no se guarda nada. Y eso que Kimi odia la prensa, y así lo ha manifestado en numerosas situaciones, pues para el piloto finlandés los periodistas son lo peor de la Fórmula 1: “Mi vida sería mucho más fácil si hubiera sido un piloto de F1 de los años 70. Definitivamente nací en la era equivocada”

Nacido en la época correcta o no, Raikkonen siempre será recordado como uno de los mejores pilotos del s. XXI, no en vano estamos hablando del campeón del mundo en 2007subcampeón en 2003 y 2005, y, por si esto fuera poco, es el tercer corredor que más vueltas rápidas acumula (37), únicamente superado por Michael Schumacher (77) y Alain Prost (41). Sin embargo, estos logros no son los únicos que hacen de Kimi un piloto especial. Paralelamente a su carrera deportiva, Raikkonen se ha labrado una fama de indolente que no parece preocuparle lo más mínimo. Su mote de Iceman (Hombre de Hielo) le delata, y él presume de carácter y luce con orgullo su apodo tatuado en su brazo izquierdo.

Kimi Raikkonen, sonriente en rueda de prensa durante su periplo en la Scuderia Ferrari | HD Walle

Kimi Raikkonen, sonriente en rueda de prensa durante su periplo en la Scuderia Ferrari | HD Walle

Su desidia está a la misma altura que su talento automovilístico, y créannos que eso es mucho. Porque Kimi es talento puro, un virtuoso del volante que, cuando no desconecta, puede resultar imparable. El ex piloto austriaco Franz Tost acertó de lleno en su diagnóstico: “Incluso en estado de embriaguez, Raikkonen es mejor que otros pilotos completamente serenos”. El mejor Kimi siempre ha sido un piloto de lo más competitivo, capaz de doblegar al heptacampeón Michael Schumacher o pelear codo con codo con Fernando Alonso por heredar el trono del káiser alemán. Eso cuando está en plena facultad de sus condiciones, porque cuando no lo está se convierte en un piloto totalmente imprevisible“En una ocasión, a diez vueltas del final, ¡casi me duermo! Me distraje, mi nivel de concentración bajó un poco y tomé la curva tres demasiado abierto” este es Kimi, un tipo capaz de dormirse a 300 km por hora.

En 2007 conquistó con Ferrari su hasta la fecha único campeonato del mundo, aunque ni siquiera su periplo en la escudería de “El Cavallino Rampante” pareció entusiasmarle demasiado, prueba de ello es que, pese a estar tres años en Ferrari, Kimi jamás aprendió italiano. Precisamente su jefe de Ferrari, Stefano Domenicali señaló que “Kimi vive en otro planeta”. Implicado o no, Kimi tiene el honor de ser el último piloto que logró proclamarse campeón del mundo con un Ferrari. Y de eso han pasado ya siete años. En 2009, tras permanecer tres temporadas en la escudería italiana, Raikkonen decidió abandonar el Pit-Lane. Kimi, que eligió el automovilismo porque así no tenía que levantarse temprano por la mañana, se aburría de la Fórmula 1, y apostaba ahora por nuevos deportes, los rallies en 2010 y la NASCAR en 2011. Nuevos horizontes, nuevas expectativas, cambio de aires.

Raikkonen se muestra serio en su etapa en el equipo Lotus F1 | Pximagez

Raikkonen se muestra serio en su etapa en el equipo Lotus F1 | Pximagez

Pero su aventura lejos de la Fórmula 1 no duró mucho, y es que a los dos años de su despedida decidió retornar al gran circo, esta vez de la mano de LotusIceman volvía a los circuitos con más ganas que nunca, pero con su mismo rostro de indiferencia. Con la escudería inglesa cosechó grandes logros, aunque también anécdotas al más puro estilo Kimi. Como aquella vez que Alan Permane, director de operaciones de Lotus, le indicó por radio que se dejara adelantar por Grosjean, su compañero de escudería, al que Raikkonen le había sacado de la pista: Kimi, apártate del puto camino, a lo que el finlandés, con más pachorra que un perro andaluz a la sombra en un día de agosto, contestó No me grites, joderLas órdenes de radio y Raikkonen nunca han casado bien. Así, en habitual escucharle dirigirse  a sus ingenieros con expresiones del tipo “Dejadme solo, sé lo que hacer” o “No me habléis en el medio de la curva”.

Mención especial merece su célebre historia con el helado. Durante la carrera del Gran Premio de Malasia de 2009, el diluvio que estaba cayendo sobre el circuito hizo que la FIA suspendiese momentáneamente la carrera, con el objetivo de que, si cesase la cantidad de agua, reanudar el desarrollo de la competición. Pues bien, mientras los miembros de la FIA dilucidaban si se podía correr o no, y los pilotos aguantaban estoicamente tal decisión, Kimi, en un alarde de chulería innata, pasotismo o sabe Dios qué, paseaba tranquilo por su box, con unas bermudas y comiendo un helado. Sin preocupación alguna. Faltaría más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s