Españoles tras la sombra de Fernando Alonso

Marc Gené y Pedro de la Rosa, charlando en el box de Ferrari | Scuderia Ferrari Fórmula 1

Marc Gené y Pedro de la Rosa, charlando en el box de Ferrari | Scuderia Ferrari Fórmula 1

Por: Juanjo Carrillo Córdoba (@Juanjo_93CC)

“Nadie se compró la camiseta con tu nombre. Haciendo el trabajo sucio: o pasa el balón o sólo pasa el hombre. En el centro del campo, trabajando con los pulmones, no fuiste el fichaje estrella ni la hinchada te dedicó canciones. Y tantos años, tantas botas, tantos tacos, tanto esfuerzo y no ganar ningún trofeo ni jugar un mundial. Tanto barro, tantas rodillas, tanto domingo, tantas dobles amarillas para no llegar nunca a la final. Y pasar la vida en el centro del campo hasta que encuentren en la cantera un recambio. Pasar la vida en el centro del campo. La experiencia es un grado bajo cero. El destino jugando siempre al fuera de juego y en el marcador un aburrido empate a cero.” Mediante estos magníficos versos componía el cantautor asturiano Pablo Moro el tema Empate a Cero, una perfecta radiografía del sentir de un jugador modesto, de equipo, de los que manchan sus pantalones de un espeso barro en la pugna por el balón —muy alejado de aquella galaxia florentiniana que a día de hoy vive su segunda era gloriosa— hecha canción. Pablín —así le conocen sus amigos— compuso el tema en su ciudad natal, Oviedo, en los bares que habitan las estrechas callejuelas del casco histórico regadas por el orbayu.

Calles en las que creció el que posiblemente sea el máximo embajador de Asturias en el mundo: Fernando Alonso. Su intachable palmarés y su aguerrido comportamiento cada vez que se apaga el semáforo le han convertido en uno de los deportistas más queridos en nuestro país. Sin embargo, Magic Alonso no es la única baza con la que cuenta España. Junto a él, existen tres pilotos más que han pasado por la máxima competición automovilística y que, sin embargo, han quedado relegados fuera de la parrilla por la tremebunda acción mediática del asturiano. Hablamos de tres catalanes, tres barceloneses, tres auténticos cracks del volante. ¿Sus nombres? Marc GenéPedro Martínez de la Rosa y Jaime Alguersuari. Sin lugar a dudas, junto a Fernando Alonso, un potentísimo poker con el que llevarse cualquier mano sobre el tapete verde.

Marc Gené siguiendo uno de los entrenamientos de la Scuderia Ferrari desde su box | Scuderia Ferrari Fórmula 1

Marc Gené siguiendo uno de los entrenamientos de la Scuderia Ferrari desde su box | Scuderia Ferrari Fórmula 1

La vida de Marc Gené (Sabadell, Barcelona, 1974) está instrínsecamente ligada al mundo del motor. Cuando apenas tenía 13 años y se encontraba prácticamente al término de su etapa educativa de la EGB (Educación General Básica) comenzó en el mundo del karting. Ese mismo año, se proclamó campeón de Cataluña en la categoría de iniciación. A ello le siguió la conquista de su primer Campeonato Nacional en 1988 y, dos años más tarde, se adjudicó el Campeonato de España de Karting en categoría sénior, siendo el piloto más joven en lograrlo. Sin ningún género de dudas, había nacido una estrella. 

Fue en el año 1992, con una Barcelona engalanada para los primeros Juegos Olímpicos en España y con un simpático Cobi dando la bienvenida a los atletas del todos los continentes, cuando Marc Gené dio el salto a las competiciones en monoplazas. Concrétamente, en el Fórmula Ford España, en el que acabó la temporada en un meritorio quinto puesto. Fue precisamente este rendimiento el que le catapultó al año siguiente al campeonato europeo de la especialidad, siendo subcampeón del mundo de Fórmula Ford y también subcampeón de Europa. La Fórmula 1 empezaba a vislumbrarse como el skyline de una gran urbe a gran distancia. Sus siguientes pasos fueron la Fórmula 3 y la Fórmula 3000. En 1996, acabó Campeón de la II Golden Cup FISA Superfórmula y dos años más tarde, en 1998, se adjudicó el Open Fortuna by Nissan, logrando seis victorias y tres vueltas rápidas. Esta serie de triunfos se transformaron en un billete de ida a la máxima competición automovilística: la Fórmula 1.

Gené debutó con la escudería Minardi en 1999 —convirtiéndose en el mejor rookie de la temporada, si utilizamos la jerga NBA— y logró el único punto que el equipo italiano había logrado hasta el momento. En la temporada sucesiva, Marc repitió con Minardi, pero la falta de recursos técnicos y económicos de la escudería hicieron que Gené se decantase al año siguiente por la escudería Williams como piloto probador. Fue en ese mismo año, el 2001, cuando Marc Gené debutó en carrera con un Williams. Lo hizo en el Gran Premio de Monza sustituyendo a Ralf Schumacher consiguiendo un más que valioso quinto puesto. En 2005, Marc fichó por la Scuderia Ferrari para desempeñar la función de piloto probador. Función que sigue desempeñando a día de hoy y que combina con la de piloto de la escudería Audi en la competición más importante del automovilismo: las 24 Horas de Le Mans. 

 Pedro Martínez de la Rosa durante un evento promocional, posa junto a un bólido de carreras | MARCA

Pedro Martínez de la Rosa durante un evento promocional, posa junto a un bólido de carreras | MARCA

La sonrisa de la Fórmula 1. Ese es el pensamiento de muchos aficionados al Gran Circo cuando escuchan el nombre de Pedro Martínez de la Rosa (Barcelona, 1971). Como la gran mayoría de pilotos, los primeros pasos de Pedro de la Rosa fueron en el mundo del karting. Su precoz talento llevó a la Federación Española de Automovilismo a seleccionarlo para un programa de jóvenes promesas denominado Ofensiva Uno – Racing for Spain. La carrera de Pedro siguió avanzando, como si de un coche de competición se tratase. En 1989 se hizo con la Fórmula Fiat Uno España y compitió en otras pruebas, como la Fórmula Ford —tanto en nuestro país como en Inglaterra—, el Campeonato de España de la Fórmula Renault o la British Formula Renault, donde se coronó campeón en 1992.

Tras unos años compitiendo y arañando el cariño de los aficionados del país del sol naciente, llegó su salto a la Fórmula 1. Fue en el año 1998, cuando se convirtió en piloto probador de la escudería Jordan Gran Prix. Sin embargo, no fue hasta la temporada siguiente, cuando Pedro de la Rosa debutó en la competición. Gracias al voto de confianza depositado por Repsol en él, de la Rosa aterrizó en el equipo Arrows con grandes esperanzas. Su primer Gran Premio fue el de Australia el 7 de marzo de 1999. Así, Pedro comenzaba a forjarse un nombre dentro del circuito interno.

Cuando se rompieron relaciones entre Repsol y Arrows, de la Rosa no tuvo sitio alguno en el equipo. Esta falta de cabida le llevó a firmar en el año 2001 por Prost como probador, y así empezó la temporada. Sin embargo, el destino le quería subido a un monoplaza y pudo hacerse con un asiento fijo, gracias a la gestión de mítico Niki Lauda para el equipo Jaguar. La escudería nunca fue hacia arriba, y los nervios comenzaron a aflorar desde los puestos de mando. La falta de resultados llevó a Jaguar a prescindir de los servicios del español a final de temporada. No obstante, y aplicando el refranero español, “no hay mal que por bien no venga”. Esta rescisión de contrato llevó a Pedro de la Rosa a uno de los todopoderosos de la Fórmula 1: el equipo McLaren-Mercedes.

Comenzó como piloto probador, algo para lo que la práctica mayoría de equipos han tenido fe ciega en él —debido a su inteligencia inusitada dentro de la pista—. Sin embargo, la retirada de Juan Pablo Montoya de la Fórmula 1 catapultó al barcelonés a la titularidad en la escudería y a poseer un volante de un McLaren hasta final de temporada del 2006. Desde entonces, de la Rosa ha alternado la función de probador con la de piloto titular en diferentes equipos: Tras volver a desempeñar funciones de probador en McLaren, fichó en el año 2010 por la escudería Sauber como piloto titular. A pesar de la escasa sofisticación del bólido, Pedro siempre demuestra una gran imagen en los Grandes Premios y un excelente manejo del tempo de carrera, lo que le impulsó a fichar en 2011 por la escudería española HRT, en la cual estuvo hasta finales de 2012, cuando los directivos de la misma decidieron abandonar el Gran Circo. Fue ya en el año 2013 cuando Pedro Martínez de la Rosa firma por la Scuderia Ferrari y se convierte así en piloto probador de Ferrari junto a Marc Gené y al bicampeón del mundo Fernando Alonso.

El piloto español Jaime Alguersuari dirige su mirada al Pit Lane junto a su Toro Rosso | AS

El piloto español Jaime Alguersuari dirige su mirada al Pit Lane junto a su Toro Rosso | AS

La mayor baza para el automovilismo español de aquí a unos años tiene nombre y apellidos: Jaime Alguersuari Escudero (Barcelona, 1990). Cuando apenas era un infante y poseía sus felices 8 añitos, comenzó a medirse en el Campeonato Catalán de Karting. Cinco años más tarde, con la insultante edad de 13 años, empezó a participar en pruebas a nivel europeo y entre 2003 y 2004 compitió en la categoría ICA Junior —donde obtuvo excelentes resultados tanto en España como en Europa—. Ese mismo año 2004logró el título de Campeón de España, ganando todas las carreras disputadas y siendo el piloto más joven en conseguirlo. En esta misma época fue también dominador absoluto de la Copa Internacional de Campeones, en donde logró una 4ª plaza en el Open Masters de Italia y acabó 7º en la Final del Campeonato de Europa. 

A la edad de 15 años, mientras muchos jóvenes piensan exclusivamente en divertirse, Alguersuari se convirtió en piloto de fábrica de la casa Intrepid y participó en la categoría ICA. Alcanzó el Campeonato de España de Karting 5 y el subcampeonato de la Copa del Mundo FIA Asia Pacífico en su debut. Durante el 2005 compaginó sus triunfos en el karting internacional con su primer contacto con monoplazas de la Fórmula Junior 1.6 by Renault en Italia, de la mano del equipo Tomcat Racing. Allí, logró dos victorias batiendo un nuevo récord de precocidad al ser el piloto más joven en ganar una carrera de este campeonato. Después comenzó las pruebas para entrar en la competición más ansiada por cualquier niño: la Fórmula 1, por medio del equipo Toro Rosso.

Alguersuari fue confirmado como piloto reserva de Red Bull Racing el 1 de julio de 2009. Posteriormente, se confirmó que sustituía al francés Sébastien Bourdais como piloto oficial del equipo Toro Rosso a partir del Gran Premio de Hungría de 2009, debido a su bajo rendimiento. Así, Alguersuari se convirtió en el piloto más joven de la historia, superando a Mike Thackwell —aunque no le quita el récord de participante más joven—. Su participación en el Gran Circo perduró hasta el año 2012 en la escudería Toro Rosso, cuando decidió pasar a la función de piloto probador de Pirelli.

Los pilotos españoles Jaime Alguersuari y Pedro de la Rosa escudan a Fernando Alonso en rueda de prensa | RTVE

Los pilotos españoles Jaime Alguersuari y Pedro de la Rosa escudan a Fernando Alonso en rueda de prensa | RTVE

Alejados del ruido mediático. Así viven nuestros tres protagonistas. A lo largo de sus dilatadas trayectorias han demostrado con creces el por qué se han enfundado un mono de competición y se han puesto al frente de un volante de Fórmula 1. Talento no les falta. Corazón, menos aún. Tan solo falta que el destino les ponga en el lugar que les corresponde: el Olimpo de los grandes de la Fórmula 1.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s