Pelota vasca: un deporte ligado a un pueblo

Partido de pelota en el antiguo frontón del Revellín (Logroño) | larioja.com

Partido de pelota en el antiguo frontón del Revellín (Logroño) | larioja.com

Por: Diego Alonso Arecha (@Diego_Alonso23)

Un refrán muy popular en el País Vasco dice: “no hay ningún pueblo en toda Euskal Herria que no tenga un ayuntamiento, una iglesia y un frontón“. Y es que desde hace años, el frontón se ha convertido para muchos habitantes de Euskadi en la plaza del pueblo. Un lugar no sólo de reunión, sino también de celebración.

Existen pocos deportes tan ligados a un pueblo como la pelota, a la que normalmente acompaña el adjetivo ‘vasca’. Para la mayoría de aficionados que lo disfrutan, este deporte ya forma parte de su identidad personal, de su cultura y de su patrimonio histórico.

Gallastegui haciendo de juez, con Atano III y Acarregui | La Leyenda de José Luis Acarregui

Gallastegui haciendo de juez, con Atano III y Acarregui | La Leyenda de José Luis Acarregui

Los orígenes de la pelota no están todavía muy claros. Su procedencia es una incógnita en el tiempo, y su paternidad se atribuye a numerosas civilizaciones del mundo. Las hipótesis y discrepancias al respecto son innumerables. Los primeros documentos que hacen alusión a este antiguo deporte datan del siglo XIII, aunque algunos autores atribuyen su implantación en Europa a los griegos y a los romanos. En la Edad Media la pelota era tan popular como lo que puede ser el fútbol actualmente. Se jugaba en todo el continente europeo y, en Francia particularmente, era muy común entre los reyes y la Corte. Es allí donde se encuentran las mayores similitudes con este juego tal como lo conocemos hoy en día, pero incluyendo dos modalidades particulares: la courte paume —practicada por la nobleza y el clero— y la longue paume —practicada por la población en lugares públicos—.

Sin embargo, fue en el País Vasco donde este deporte alcanzó su máximo esplendor, adquiriendo las características propias que lo identifican. A mediados del siglo XIX se empieza a jugar contra la pared, algo específicamente vasco. Paralelamente, también se va configurando la figura del pelotari, con dos prototipos muy distintos pero igualmente respetables: el fuerte y el habilidoso —representados en los años 40 por dos mitos de la pelota vasca, el astuto Atano III y el enorme Gallastegui—. Además, una costumbre muy habitual en los pelotaris —y que se sigue manteniendo en la actualidad— era la de añadir a su apellido o apodo un número que continuase la dinastía familiar.

Aimar Olaizola y Juan Martínez de Irujo, en un lance de un encuentro | Antena 3

Aimar Olaizola y Juan Martínez de Irujo, en un lance de un encuentro | Antena 3

La pelota vasca puede ser practicada de forma individual o por parejas. El objetivo del juego consiste en golpear la pelota contra la pared para que el rival la devuelva antes de que se produzca un segundo bote en el suelo —siempre que tenga lugar dentro del campo—. Si no es así, el contrario anota un punto. El primer jugador —o equipo— que consigue llegar a 22 tantos gana el partido.

También han ido apareciendo diferentes especialidades dentro de este deporte, como la cesta-punta, la pala o el xare, aunque la más conocida es la pelota a mano. Por otra parte, también se puede jugar en diferentes tipos de frontones: trinquete, frontón de 30 metros, de 36 metros y de 54 metros. En la actualidad hay tres grandes categorías: individual —o manomanista—, por parejas, y Cuatro y Medio —en distancia más corta—. Al ganador de estas competiciones se le entrega una txapela’, una boina típica vasca que simboliza su triunfo en la competición.

La pelota vasca debutó como deporte olímpico en los Juegos de París 1900, pero desde entonces no volvió a repetir —aunque sí fue incluida como deporte de exhibición en 1924, 1968 y 1992—. Será en el siglo XX cuando surgirá el profesional de alto nivel y los grandes campeonatos nacionales de pelota.

Berasaluze II apurando hasta el último milímetro para rematar | Diario de Navarra

Berasaluze II apurando hasta el último milímetro para rematar | Diario de Navarra

Pero la pelota ha ido evolucionado a lo largo del tiempo. El blanco del frontón ha pasado a ser verde, y la vestimenta —también blanca antiguamente— ahora es azul o roja. También el juego es muy distinto al que el viejo aficionado estaba acostumbrado a ver. Ahora es más rápido y veloz, se deja botar la pelota menos y se exige una forma física superior. Incluso el proceso de fabricación de la pelota ha cambiado —está constituida por un núcleo de látex sobre el que se va poniendo lana virgen y gramos de algodón, para luego hilvanarla y cubrirla con cuero de cabra—. Su peso deberá oscilar entre los 101 y 107 gramos para ser considerada apta. En la ceremonia de elección de material, días antes de un partido importante —y rodeada de una atmósfera de secretismo—, se decide cuáles serán las pelotas adecuadas para la disputa de la competición.

Pero esta no es la única preocupación. El temido mal de manos es un problema añadido para cualquier pelotari. Esto supone que dediquen un tiempo antes de cada entrenamiento o partido a colocarse los tacos, unas protecciones especiales en las manos que sirven para evitar las lesiones producidas por la dureza de la pelota.

Titín III, atento ante el golpe de Barriola | Antena 3

Titín III, atento ante el golpe de Barriola | Antena 3

La popularidad de la pelota vasca en nuestro país ha ido aumentando progresivamente. Desde hace algunos años, se retransmiten partidos los viernes en el canal ETB1, mientras que los sábados son emitidos por Nitro para todo el territorio nacional.

Personalidades tan destacadas como el actor Paul Newman o el periodista Ernest Hemingway se interesaron por este deporte, llegando a practicarlo en alguna de sus visitas a España. También el famoso director de cine Orson Welles llegó a filmar en 1955 a unos niños vascos jugando a pelota.

John Travolta y Paul Newman probando cestas | Eusko Guide

John Travolta y Paul Newman probando cestas | Eusko Guide

El crecimiento y difusión de la pelota en España ha logrado que se plantee la posibilidad de incluirlo como deporte olímpico en un futuro temprano. La Federación Internacional de Pelota Vasca (FIPV) presentó en julio de 2012, con apoyo del Consejo Superior de Deportes, el proyecto Frontón 2020.

Recientemente incluso se ha llevado al mundo de los videojuegos, donde el usuario podrá simular —en cualquier dispositivo móvil— un partido real con los mejores pelotaris del momento: Martínez de Irujo, Olaizola II, Bengoetxea VI, Merino II…

En definitiva, la pelota vasca es un deporte autóctono que sigue sobreviviendo generación tras generación. El antiguo Jeu de paume francés Jai-alai americano ha ido evolucionando hasta convertirse en más que un deporte, más que una simple afición. Para muchos aficionados ya forma parte de su personalidad, de su manera de ser o de su modo de ver la vida.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s