Estambul, las mil y una noches futbolísticas

Amanecer junto a la Mezquita Azul en Estambul (Turquía) | Circuitos Turquía

Amanecer junto a la Mezquita Azul en Estambul (Turquía) | Circuitos Turquía

Por: Juanjo Carrillo Córdoba (@Juanjo_93CC)

Corría el siglo IX cuando el cuentista Abu abd-Allah Muhammed el-Gahshigar creó Las mil y una noches, una célebre recopilación de cuentos del Oriente Medio medieval que causó gran impacto en el Occidente del siglo XIX, una época en que las metrópolis impulsaban las expediciones e investigaciones geográficas y de culturas exóticas. Muchas de las historias que recoge esta compilación se enmarcan a orillas del Bósforo, con una delicada luz rojiza que ilumina a la que fue capital del Imperio Romano de Oriente, de Bizancio y del Imperio Otomano: Estambul. Asentada entre dos continentes —Europa y Asia—, Estambul es el punto de convergencia de las civilizaciones de Oriente y de Occidente. Es precisamente esta enorme riqueza y diversidad cultural lo que hace de la ciudad un enclave mágico. Estambul es sinónimo de mezquitas rojizas con los rayos del atarceder, de un Gran Bazar caótico en su ajetreo diario, de calles regadas por un Bósforo que aleja y une —a partes iguales— dos continentes opuestos. Es sinónimo de historia, tradición y, sobretodo, de fútbol.

Las calles de Estambul respiran fútbol por los cuatro costados. Sus correderas están impregnadas de ese aroma que desprende el balón. El fútbol en el Bósforo es callejero, sucio, sin ostentosidades; ligado al día a día de los estambulitas. El futbolista del Atlético de Madrid, Arda Turán, comentaba en una entrevista concedida a la revista Líbero que “jugábamos siempre en la calle, incluso ya con más edad jugábamos en la calle. Por eso el fútbol en Turquía no podrá ser como el de España, porque los niños juegan todavía en la calle”. Además, añadía que “jugaba en una calle bastante estrecha y había que pasar el balón muy rápido para esquivar a la gente. Ahí aprendí la técnica. Por eso mi fútbol es como si estuviera jugando en una calle estrecha con porterías hechas sólo con dos piedras. Mi fútbol es una calle de Estambul“.

Niños turcos juegan felices al fútbol en una corredera de Estambul | FIFA

Niños turcos juegan felices al fútbol en una corredera de Estambul | FIFA

La primera división de fútbol turca se llama Süper Lig —actualmente Spor Toto Süper Lig, por motivos de patrocinio—. Juegan 18 equipos y, aunque no es considerada una de las grandes ligas europeas, en ella se pueden encontrar a grandes jugadores y un buen puñado de viejas glorias mundiales, entre los que destacan algunos como Felipe Melo, Mehmet Topal, Eboué, Muslera, Didier Drogba, Hugo Almeida, Wesley Sneijder, Webó, Escudé o Altintop. Además, los entrenadores españoles Vicente del Bosque y el tristemente fallecido Luis Aragonés pasarón por la Süper Lig.

En Estambul, actualmente, hay cinco equipos de primera división: BesiktasFenerbahçeGalatasarayIstanbul B. B. y Kasimpasa SK. Aunque los dos últimos son más modestos y suelen estar a caballo entre primera y segunda división, los tres primeros son los más fuertes del país, habituales de competiciones europeas y conocidos por cualquier aficionado medio de fútbol. Así, la rivalidad entre BesiktasFenerbahçe y Galatasaray es máxima, especialmente entre los dos últimos, entre los que se disputa el clásico del fútbol turco —Kıtalar Arası Derbi en turco—. Este partido tiene más de un siglo de historia y atrae en cada edición a grandes cantidades de espectadores, lo que le ha convertido en una de las rivalidades más intensas del mundo.

STADIO GALATA

El Türk Telekom Arena, estadio del Galatasaray, abarrotado en los momentos previos a un encuentro | Melty

Es precisamente esta rivalidad y esta pasión por unos colores la que genera un halo mágico sobre el cielo la ciudad de Estambul. Cada fin de semana,  el Türk Telekom Arena, el Şükrü Saracoğlu y el Beşiktaş İnönü Stadium —estadios del Galatasaray, Fenerbahçe y Besiktas, respectivamente— copan sus graderíos de miles de aficionados que llenan de color los campos de fútbol. El deporte rey es una facción más de la cultura turca y, por ende, se vive una manera opuesta a la mayoria  de las ligas europeas —a excepción de países como Inglaterra o Alemania—. Mientras en la práctica mayoría de los países de Occidente el fútbol se ve de una manera más sosegada y analítica, en Turquía los aficionados desprenden una pasión que es más que evidente. Bengalas, banderas y bufandas aderezan cualquer encuentro en la liga turca, poniendo de manifiesto el apoyo incesante de unos aficionados estambulitas que se erigen como una de las mejores hinchadas del mundo.

Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Los enfrentamientos violentos entre las aficiones del Galatasay y Fenerbahçe están a la orden del día, y prácticamente se producen cada vez que estos viejos rivales se enfrentan. A diferencia de lo que ocurre en otras partes del mundo, los aficionados de uno y otro equipo no tienen homogeneidad en identidad religiosa o política; su enemistad se reduce a la pasión futbolística, a la rivalidad que se ha cocinado a fuego lento durante décadas. Los violentos altercados en los espectáculos deportivos en Turquía han hecho que incluso la Comisión Europea tome cartas en el asunto y advierta a las autoridades turcas que deben tomar medidas inmediatas en el asunto. Agresiones por armas blancas en los alrededores y dentro del estadio, peleas entre aficionados y con la policía, lanzamiento de bengalas o destrozos en la vía pública son solo algunos de los delitos que se producen durante estos clásicos.

La ciudad, regada por el Bósforo, abre las puertas a una nueva noche en el continente europeo | Turisti per Caso

La ciudad, regada por el Bósforo, abre las puertas a una nueva noche en el continente europeo | Turisti per Caso

La ciudad del Bósforo desprende magia. Quizás, sea una de las urbes con más mágia del mundo. A caballo entre Europa y Asia, la cultura de Estambul se ha curtido a lo largo de siglos y, en ella, el fútbol es una pieza angular. Gracias a Estambul, conocemos una forma distinta de sentir el deporte rey. Más pasional, más cercana y, sobretodo, más humana. Una ciudad en la que disfrutar de mil y una noches de fútbol.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s