Cuando no todo vale

Uli Hoeness | ABC

Uli Hoeness | ABC

Por: Luis Alonso Agúndez

OPINIÓN. Una de las noticias más destacadas de la semana en lo que a actualidad futbolística se refiere ha sido la dimisión de Uli Hoeness como presidente del Bayern de Múnich tras su condena por fraude fiscal. El hasta ahora máximo dirigente del club bávaro se enfrentará a tres años y medio de prisión, situación por la que ha decidido desvincularse completamente del equipo alemán. Precisamente Hoeness se había mostrado muy crítico con la situación económica de los equipos españoles, llegando a manifestar en alguna ocasión: “Es el colmo. Pagamos cientos de millones para sacarlos de la mierda y luego no pagan”. Dos años después de pronunciar estas palabras, Hoeness es condenado a prisión por evadir 30 millones de euros en impuestos.

Pero no seamos chauvinistas. No hace falta mirar fuera de nuestras fronteras para encontrar dirigentes de clubs de fútbol que se encuentran enfrentados con la justicia. Sandro Rosell se vio obligado a dejar la presidencia del F.C. Barcelona en enero de este mismo año al verse metido de lleno en el escándalo del fichaje de Neymar, caso por el cual un socio del Barcelona interpuso una querella contra Rosell y que fue admitida a trámite por el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz.

Rosell no es el único caso de presidente de equipo español que se ve en la tesitura de dimitir por motivos extradeportivos. El pasado mes de diciembre, José María Del Nido, todo un clásico en los palcos de nuestro fútbol, anunciaba su dimisión como presidente del Sevilla, aunque esta vez el motivo no era algo relacionado con el club, sino su vinculación en el ´Caso Minutas´, según el cual Del Nido y otros mandatarios desviaban dinero público del Ayuntamiento de Marbella entre 1999 y 2003. El abogado sevillano ingresaba este mismo mes de marzo en prisión, con rostro cariacontecido y gorra del Sevilla F.C.

Sandro Rosell y José María del Nido, juntos en el palco en un enfrentamiento entre el Barcelona y el Sevilla | Mercafútbol

Sandro Rosell y José María del Nido, juntos en el palco en un enfrentamiento entre el Barcelona y el Sevilla | Mercafútbol

Del Nido no se encuentra solo es este caso; una especie de camaradería entre presidentes de equipos españoles ha brotado de repente, tanto es así que todos los presidentes de los clubs de Primera, con las excepciones de Athletic, Betis, Málaga y Osasuna, han firmado la petición de indulto para que del Nido abandone la cárcel. Javier Tebas, presidente de la Liga, también se ha sumado a esta inactiva que tiene por objetivo que un delincuente, como así lo ha reconocido el Tribunal Supremo, salga en libertad, sin tener en cuenta los incidentes de prevaricación, malversación y fraude que la justicia de nuestro país ha reconocido. El periodista británico Sid Lowe expresó en determinada ocasión: “El fútbol español: jugado por genios, gestionado por idiotas”. Pues eso.

Más allá de los casos de Del Nido o Rosell, existe una sensación generalizada de que hoy en día estamos ante un fútbol podrido por dentro, corrupto, inmoral, sin escrúpulos; los dirigentes ven en el fútbol como un modelo de negocio con el que enriquecerse a causa de esquivar a la jurisprudencia, y no como un deporte que es capaz de emocionar y desesperar a partes de iguales. El fútbol sigue siendo un juego, pese a los numerosos intentos de nuestros presientes de convertirlo en un negocio. No se saldrán con la suya. No todo vale.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s