Michael Shumacher, campeón entre campeones

Michael Shumacher pilotando el Ferrari 248 | Wikipedia

Michael Shumacher pilotando el Ferrari 248 | Wikipedia

Por: Luis Alonso Agúndez

El pasado 29 de diciembreMichael Schumacherel piloto más laureado de la historia de la F1sufría un terrible accidente mientras esquiaba en los Alpes franceses, estando muy cerca de perder la vida. Dos meses después del trágico suceso, el heptacampeón del mundo continúa en coma con graves lesiones cerebrales, una situación crítica para él y para sus múltiples seguidores, quienes se agarran a los recuerdos de sus proezas y hazañas en los circuitos para mantener viva la esperanza. 

Michael Schumacher aterrizó en la Fórmula 1 en el año 1991 de la mano de la escudería Jordan, y tan solo un año después el magnate Flavio Briatore se fijó en él y decidió ponerle al volante de un BenettonNacía así la leyenda.

En su segunda temporada como profesional, ya con Benetton, Schumi logró su primera victoria, el Gran Premio de Bélgica de 1992 fue la primera de las 91 veces que el alemán se subía a lo más alto del cajón; y finalizó en tercer lugar de la clasificación, una posición más que aceptable, sobre todo teniendo en cuenta de que se trataba de su segunda temporada en la élite. La siguiente temporada se adjudicó la cuarta posición, consagrándose como uno de los pilotos más potentes de toda la parrilla.

En la siguiente temporada sucedió lo que parecía inevitable, Michael Schumacher se proclamó campeón del mundo de Fórmula 1, aventajando por solo un punto a su inmediato perseguidor, el británico Damon Hill. Pese a ello, el año 1994 fue de nefasto recuerdo para los apasionados del automovilismo, pues, en el Gran Premio de Imola esa temporada, perdía la vida en un trágico accidente una de las mayores leyendas de la F1, el brasileño Ayrton Senna. Casualidades del destino, la muerte de todo un mito se producía el mismo año de la coronación de uno que pretendía serlo, y que, aún sin saberlo, heredaría la consideración de mejor piloto de la historia, distinción que correspondía al propio Senna.

Michael Schumacher celebrando una victoria en su época en la escudería Jordan | Dorsal Cinco

Michael Schumacher celebrando una victoria en su época en la escudería Jordan | Dorsal Cinco

En 1995 revalidó el título, y una temporada después fichó por la escudería con más prestigio del mundo, FerrariCon el bólido italiano Schumacher escribió las páginas más doradas de la historia del automovilismo, y agrandó una leyenda que hasta la fecha nadie ha logrado si quiera acercarse a ella.

Sus cuatro primeros años con la escudería de Maranello fueron buenos, pero a Schumi se le resistía el título, que fue a parar en manos de Damon Hill (1996), Jacques Villeneuve (1997) y Mika Häkkinen (1998 y 1999). Pese a ello, la fortaleza mental de Michael no menguó ni un centímetro, y, en un lustro absolutamente hegemónico, Schumacher se proclamó campeón durante cinco años seguidos (2000-2004). Nadie había logrado semejante proeza, nadie tenía dudas ya de que se trataba del mejor piloto de la historia. Acompañado de su fiel escudero Barrichello, y de un coche muy superior al resto, Schumacher arrasó durante los primeros años del nuevo siglo, no dejando si quiera la posibilidad de que ningún otro piloto pelease por el campeonato.

El de 2004 sería el último título para el Káiser’, pues los dos siguientes años un ovetense se proclamaría bicampeón del mundo, Fernando Alonso, quien entraría en la historia no sólo por el hecho de ganar dos títulos del mundo, sino por arrebatárselos al mejor piloto de todos los tiempos.

En 2006, a la edad de 37 años y 16 temporadas en la Fórmula 1, Michel Schumacher decía adiós al automovilismo. Aunque no sería el punto y final a su carrera, ya que en el año 2010 decidió volver a subirse a los mandos de un Fórmula 1 de la mano de Mercedes, escudería en la que permanecería hasta la temporada 2013, año en el que Schumacher abandonaría definitivamente el automovilismo.

Michael Schumacher celebrando una victoria con Jean Told, director de la Scudería Ferrari | BBC

Michael Schumacher celebrando una victoria con Jean Told, director de la Scudería Ferrari | BBC

Atrás quedan los años en los que Schumi dominaba en los circuitos de todo el mundo, los días en los que utilizar Ferrari Schumacher en la misma frase era sinónimo de victoria, atrás quedan muchas cosas pero no los recuerdos de los aficionados, a los que se les siguen poniendo los pelos de punta cuando rememoran los adelantamientos, las salidas o las frenadas del Káiser, del piloto que en su haber cuenta con el mayor número de campeonatos (7), mayor número de victorias (91) y mayor número de podios (55).

Ahora Schumi pasa por el momento más complicado de su vida, pero seguro que su tesón y su actitud de campeón le devuelven al lugar terrenal que le corresponde, aunque Michael Schumacher ya se encuentra en ese Olimpo solo reservado a los más grandes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s