John McEnroe, el indómito tenista

John McEnroe | Steve Tennis

John McEnroe | Steve Tennis

Por: Diego Alonso Arecha (@Diego_Alonso23)

John Patrick McEnroe nació en Wiesbaden, Alemania, el 16 de febrero de 1959. De ascendencia irlandesa, aunque nacionalizado estadounidense, comenzó a dar sus primeros pinitos con la raqueta en el complejo Port Washington Tennis Academy de Long Island, donde coincidió con el que a la postre sería su amigo y compañero de profesión, Vitas Gerulaitis.

Aunque empezó como amateur, muy pronto mostró el potencial que atesoraba en su muñeca izquierda. Con tan solo 18 años logró alcanzar las semifinales de Wimbledon en 1977 —donde sería derrotado por Jimmy Connors—, siendo el primer tenista que llegaba hasta dicha ronda viniendo de la etapa clasificatoria. Sin embargo, su primer título como profesional no llegaría hasta el año siguiente cuando, tras lograr varios triunfos de la NCAA en la Universidad de Stanford, consiguió imponerse en Hartford.

Desde ese momento, su carrera profesional despegó de forma meteórica. En 1979 logró conquistar su primer Grand Slam, convirtiéndose en el jugador más precoz en conseguir un US Open, a la temprana edad de 20 años y 6 meses. A este triunfo siguieron otros muchos más, llegando a alcanzar la increíble cifra —aún no superada en la actualidad— de 27 títulos en un mismo año, entre individuales y dobles.

Jonh McEnroe, sonriente en sus primeros pasos en la élite del tenis | Daily News

Jonh McEnroe, sonriente en sus primeros pasos en la élite del tenis | Daily News

Sus golpes magistrales, sus voleas imposibles, su juego en la red o sus enormes reflejos para devolver todos los servicios, junto a la personalidad única y el espíritu competitivo que le caracterizaba, le convirtió en un ídolo para el público y para las marcas —siendo uno de los primeros tenistas en firmar un contrato con Nike—.

Pero el partido que los aficionados al tenis todavía conservan en sus retinas, y al que los medios calificaron como “El Partido del Siglo”, se produjo en junio de 1980 en Wimbledon, y supuso el comienzo de una gran rivalidad entre dos de los mejores tenistas de la historia. Tras derrotar a Connors en una polémica semifinal —insultos y quejas incluidas—, McEnroe se enfrentaba en el césped del All England Club al brillante tenista sueco Björn Borg. La excelente colocación y variedad de golpes del estadounidense no bastaron, y terminó cayendo en un durísimo y apasionante tie-break tras salvar cinco bolas de partido. Aun así, no se rindió ni bajó los brazos y pudo desquitarse de aquella derrota poco tiempo después, en la final del US Open de nuevo ante Borg.

Un año después y tras superar la segunda ronda de Wimbledon, su arrogante carácter y su fuerte temperamento le costaron la primera multa de su carrera al descalificar verbalmente al chair umpire (juez de silla) y a otros árbitros del torneo. Para el recuerdo quedará su mítica frase, y que posteriormente dará nombre a su autobiografía: “you cannot be serious” —algo así como el “estás de coña” español—.

John McEnroe preparado para volear una pelota | Wikipedia

John McEnroe preparado para volear una pelota | Wikipedia

El Niño Terrible conquistó 77 títulos individuales y 71 en dobles a lo largo de su carrera, siendo tres veces campeón de Wimbledon y otras cuatro del US Open. Logró afianzarse en el número 1 del ranking ATP entre 1981 y 1984. Este último año supuso su gran dominio en el circuito, alzándose con 13 títulos y estableciendo un increíble récord de 82 victorias y 3 derrotas. Además, también ayudó a su equipo nacional a conseguir la ya desaparecida Copa Mundial por Equipos, y junto a Peter Fleming formó una de las parejas más exitosas de la historia del tenis estadounidense.

Su continua falta de sobriedad y elegancia deportiva le costó perder una racha de 39 victorias consecutivas, y poco después ceder el número 1. Pero aún así no desvaneció y mantuvo un gran nivel en la mayoría de torneos que disputó desde 1985, siendo el US Open de 1985 la última final de Grand Slam de su carrera.

El desgaste de jugar al más alto nivel hizo que a comienzos de los 90 dejara la raqueta a un lado y se centrara en el ámbito personal. No tardó mucho en estar de vuelta y sumar otros tres títulos a su palmarés, aunque ya nunca volvió a ser el jugador que era antes. Tras formar parte del denominado Dream Team junto a Andre Agassi, Pete Sampras y Jim Courier, y lograr su último título en Chicago (1991) contra su hermano Patrick, el neoyorkino anunció su retirada de las pistas en un más que aceptable número 20 de la ATP. En 1999 entraría en el Salón Internacional de la Fama del Tenis y más tarde sería nombrado capitán del equipo americano de la Copa Davis.

McEnroe, fuera de sí intentando convencer al juez de silla | Talk Tennis at Tennis Warehouse

McEnroe, fuera de sí intentando convencer al juez de silla | Talk Tennis at Tennis Warehouse

En febrero de 2006, con 47 años, volvió a las pistas tras su éxito como jugador sénior para adjudicarse el torneo de San José y ser el tenista más veterano en ganar un campeonato de la ATP. Nunca olvidó sus señas de identidad: duro revés cruzado a una mano, fino golpeo de volea, preciso y contundente saque y perfecta colocación en la pista. Tampoco se ha olvidado de romper raquetas o de reclamar al árbitro todas y cada una de sus decisiones.

Big Mac sigue hoy en día ligado al tenis como comentarista deportivo, aunque también con el mundo del espectáculo, llegando a presentar un programa de entretenimiento o realizar algún que otro cameo en series de televisión. Ya retirado, se ha visto involucrado en escándalos —confesó haberse dopado durante su etapa profesional— y anécdotas de lo más curiosas: desde dejar plantada a la ESPN o tener un forcejeo con una empleada de United Airlines hasta llegar a la reunión de capitanes en albornoz o romper la cámara de fotos a un niño que quería fotografiarse con él.

Y es que este excéntrico e irascible personaje no conoce límites. Ha llegado a abrir una galería de arte en Nueva York o a protagonizar un anuncio de automóviles de la marca SEAT.

De lo que no hay duda es de que el 4º jugador de la historia con más títulos individuales —recientemente superado por Roger Federer— y el 1º si contamos los conseguidos en dobles, ha logrado, pese a su incontrolable temperamento en la pista, formar parte del Olimpo del tenis.

John McEnroe disputando un partido de exhibición en su etapa vital fuera de las pistas |Tennis Server

John McEnroe disputando un partido de exhibición en su etapa vital fuera de las pistas | Tennis Server

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s